domingo, 10 de junio de 2007

Lejos


Viven
intercambiando humores y ansias
compartiendo miserias e infiernos
prometiendo cielos

Se saben viejos
ancianos de experiencias rotas
en la trampa de la esperanza
de sus corazones partidos
de tantos sueños

Intuyen
que la libertad es eso
acercarse cada vez más
a la ausencia honda
de una realidad nunca esperada
y de un amor inmenso

Y se empujan
allá de donde no se vuelve
queriendo.

9 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Me encanta. Me gusta a rabiar.

Es uno de los que más me ha gustado.

Muy bien Cinzia.

Te felicito.

Un beso.

Guachafitera dijo...

Nadie mejor que Modigliani para acompañar tu maravilloso texto.

Un abbraccio

Veronika dijo...

A veces, en singular, puede ser demasiado tarde y sin embargo siempre van a existir inmensos amores...

Cuadró perfecta la imagen...

Un abrazo

MDTorres dijo...

Me encanta lo que estas escribiendo. No te he comentado mucho pero te leo. Sigo en la isla, con conexion por telefono y ahora en computadora prestada donde no encuentro acentos.
Ya tomaremos cafe cuando regrese, si regreso!
Besos

Jose Urriola dijo...

Misteriosamente, quisiera saber por qué mágico accidente del azar, Guachafitera se adelantó al comentario que quería hacerte: Modigliani le va de maravilla a las imágenes que evocas en el texto.
Salud!
JU

ricardo flores dijo...

Esa distancia insalvable entre un hombre y una mujer. No sabes cómo me llegó tu poema. Ya te darás cuenta por qué.
Saludos,
RF

Cinzia Ricciuti dijo...

Ojala y con un Modigliani y un poema lograsemos no solo representar una sensacion, sino tambien resolverla o salir de ella de manera integra, no dejandose empujar hasta que sea demasiado tarde, hasta que solo nos acompane la vejez del alma.
Ojala pudiesemos hacer que aquellos dos del cuadro se tomen la mano o al menos se miren a los ojos de modo directo.
Ojala no hubiese sido mias esas palabras y tan vividas las imagenes de ese cuadro que las acompanan.
Pero a veces toca, para ver la madera de la que estamos hechos.

Amor dijo...

eso de la libertad tiene que estar bien, y
amor

caborca dijo...

Eres una poetiza que sobresale, sin duda. Y Lejos es el mejor de los tuyos.

Un regalo: La lampara del hombre interior consta de tres pábilos, esto es: nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro espíritu.
Libro de Juan,
Arzobispo de Tesalónica