martes, 11 de septiembre de 2007

Giuseppe Ungaretti

Así como Nietzsche es mi filosofo, Ungaretti es mi poeta.
Encontré, hace tiempo, un video que es una joya para mí, donde Pier Paolo Pasolini le hace una entrevista basada en preguntas muy agudas y difíciles de contestar.
Ungaretti demuestra, respondiendo con toda calma, su enorme inteligencia y sensibilidad. Hay que considerar que la entrevista tiene más de cuarenta años.
Quiero compartirlo con ustedes.


Traducción:

Asco o piedad.

Conocido que, los italianos, ante preguntas generales, oponen una serie de inocentes y un poco tontos NO COMMENTS, veamos que sucede frente a una pregunta precisa, brutal y abrasadora como, por ejemplo, la homosexualidad.

Pasolini- Ungaretti, ¿para usted, existe la normalidad y la anormalidad sexual?

Ungaretti- Oiga, cada hombre está constituído de modo distinto, digo, en su estructura física y también en su combinación espiritual. Por lo tanto, todos los hombres son, a su manera, anormales. Todos los hombres están, en cierto sentido, en contraste con la naturaleza y eso desde el primer momento...desde el primer momento, el acto de civilización, que es una acto de prepotencia humana sobre la naturaleza, es un acto contra natura.

Pasolini
- ¿Soy muy indiscreto si le pido que me diga algo a propósito de normas y transgresiones de la norma en su experiencia intima, personal?

Ungaretti - Bueno...yo personalmente...que quiere...yo personalmente soy un hombre...soy un poeta y por esa razón empiezo transgrediendo todas las leyes haciendo poesía. Ahora estoy viejo y ya solamente respeto las leyes de la vejez que...lamentablemente, son las leyes de la muerte.

9 comentarios:

ricardo flores dijo...

Excelente. Sólo ver a Pasolini y a Ungaretti juntos estremece. Y eso de que, a esas alturas, sólo podía respetar las leyes de la vejez, que son las leyes de la muerte.
Gracias.
RF

caborca dijo...

Recuerdo que mi primer CD, cuando por fin tuve dinero para comprar uno, fue de Pavaroti. Gracias por colgarlo en tu blog. Grato visitarte y encontrar en el ambiente luces y sombras del cine italiano.

También me gustó tu último poema porque recordé la –mucha o poca- paciencia que se intercambia en la crianza.

CR dijo...

Viste Ricardo, que maravilla!!
Cuando lo encontre' me emocione' mucho!!
Estas son las cosas que me encantan, momentos unicos!
Viste lo que dice acerca de la anormalidad de todos nosotros? y viste lo que dice acerca de transgredir todas las leyes por el solo hecho de hacer poesia??
No me canso de escucharlo una y otra vez, que una persona tan anciana todavia conserve sus convicciones y no se haya agriado sin duda es esperanzador.
Sabia que te gustaria.

Caborca, cuando supe que Pavarotti habia muerto, senti una sensacion de perdida muy grande, pero ya sabemos como son las cosas, que bueno que te gustara.
Acerca de mi poema, pues si, toca ver como se adapta uno a ser paciente sin dejar de ser uno mismo.

Un abrazo

Cinzia

sundancefilm001 dijo...

En el rincón de la Gata se encuentran detalles excelentes… gusto en conocerte

cacho de pan dijo...

por mi blog también andaban estos días pavarotti y pasolini...gracias por estas imágenes.

MALEFICABOVARI dijo...

Me encanta cuando dice que transgrede las leyes haciendo poesía, y de cómo las otras, las leyes de la muerte, son las únicas que lo acotan... Precioso¡ Triste, pero ni dictado le hubiese quedado mejor, dictaba su alma, no??? Pues eso, escupía verdad y poesía por los cuatro costados¡¡¡¡¡¡¡¡

CR dijo...

sundancefilm001:
Pues si, definitivamente un gusto, pase' por tu sitio, lo seguire' explorando, gracias y bienvenido.
cacho de pan:
bienvenido tambien, lei tus posts acerca de Pavarotti y Pasolini, interesantes, con mas tiempo me paseo por todos tus otros blogs, que bueno que me visites.
Male:
viste que belleza?
amo a Ungaretti desde hace mucho, verlo hablar no hizo otra cosa que confirmar mi certeza, que bueno compartirlo contigo.
Un abrazo

TOROSALVAJE dijo...

Maravilloso Cinzia!!!!!!!!!!

Gracias.

Lilith dijo...

Absolutamente poético, maravilloso, cada vez que lo escucho me tansporta, quién sabe, a través de las leyes del alma.