domingo, 9 de septiembre de 2007

Paciencia


Con tu cara de madre inmóvil
vas destilando la confianza
de demostrar que
mis galopes y mi sangre
deben calmarse.

Dibujas
formas que se huelen
(en mí)
perfilando la mascara
que se hace
dura y pura
virgen y musa.

Y yo me presiento niña
y no entiendo
y sigo corriendo
y me río
y me desdoblo

ansiando.

9 comentarios:

Lilith dijo...

é bellissima...mi piace tanto, bacio

La Gata Insomne dijo...

hola, siempre cruzandonos por estos mares, al fin nos encontramos

el poema me encanta

y fialmente creo que a todas nos toca jugarlos dos papeles

nada como volver a la casa de la infancia

un abrazo

ricardo flores dijo...

se siente el golpeteo del galope que se pierde en la infancia.
saludos,
RF

LAT dijo...

Siento la confusion de un nuevo enamoramiento...o me equivoco?

TOROSALVAJE dijo...

Disfruta de seguir ansiando, la ambivalencia no dura siempre.

Besos.

CR dijo...

Lilith:
Gracias...la senora paciencia pidiendo su parte, tu lo sabes bien...bacio a te.
Gata:
Caramba, bienvenida!!
asi es, siempre cruzandonos y aqui estamos, yo sabia que algun dia...
que bueno que te haya gustado mi poema. Si, siempre hay que volver a la infancia para acordarse de quien es uno realmente.
Ricardo:
Como siempre con oido agudo, no me parece raro viniendo de ti, gracias.
LAT:
preguntas capciosas de alguien que no se identifica? uhmmm...
Toro:
jeje, no dura siempre? bueno, lo que si te puedo decir es que la mia es bastante rebelde y reacia a desaparecer. Y yo sigo disfrutando.
Besos
Cinzia

Veronika dijo...

Si, bellìsimo...

Saludos

CR dijo...

Gracias, Vero
(apareciste!!)
abrazote
Cinzia

Ana (...) dijo...

La ansiedad frecuentemente juega a otra velocidad. Todo a su debido tiempo.