martes, 25 de noviembre de 2008

imbecilidad

Observo la facilidad
con la que se rompe la carne del alma,
la naturalidad
con la que nos secamos,
la pesadez
con la que respiramos,
todas las palabras cargadas
que elaboramos.

Miro sorprendida cicatrices
que se devuelven
hacia las heridas que fueron
sangrando con gustoso espasmo.

Entonces vuelven
con su danza necia
las preguntas imbéciles
sobre lo justo y lo injusto
y me aburro.

4 comentarios:

La Gata Insomne dijo...

los has dicho muy bien: qué aburrido

aunque a veces vuelvan y vuelvan y vuelvan....

la foto es elocuente

un abrazo

cr dijo...

Gracias por comentar aqui Gata linda, esta es una poesía importante para mi. Hay que saber escuchar a los aburrimientos ya que son síntoma de mecanismos superados que repetimos por costumbre pero que ya no nos pertenecen. Eso intento.
Un abrazo fuerte.

Ivana dijo...

De quien es la poesia? de quienes son todos lo escritos? la verdad es q me gustan mucho y quisiera saber el autor..

cr dijo...

hola Ivana, gracias por tu comentario, escríbe a pazadentro@yahoo.com y te cuento.

saludos