domingo, 30 de noviembre de 2008

coqueteo


Adormécete
en la comodidad de tu ceguera
sigue acurrucándote
en la mudez aislante.

No hay manos
ni dedos
ni lenguas,
solo humores y humo.

Coqueteas con la muerte.

2 comentarios:

Dr. Chapatín dijo...

¿Qué sugiere, señorita enmascarada, que el lomo de los libros de mi amigo Friedrich se incluya la advertencia de que son dañinos para la salud, que consumidos en exceso matan?
Dé la cara.

suyo,

cr dijo...

una máscara a la vez mi buen doctor....