domingo, 8 de abril de 2007

Milan Kundera

Kundera, siempre Kundera, cada cuatro o cinco años, cuando alguien me lo recuerda, cuando necesito desnudar las cosas, cuando quiero que me sean dichas sin adornos.
Leo en semana santa, me voy a la playa, pero hay vacío, no me siento bien...
Leo La Insoportable Levedad del Ser...
Me pregunto si de verdad me gusta ese libro o si simplemente me acostumbré a decir que me gusta o si me gustó alguna vez y ya no.
Igual lo leo, lo devoro.
Kundera y su sinceridad.
Kundera y sus personajes miserables que no tienen ni siquiera el derecho a un poco de realidad. Sacados de su mente, expuestos, solos, sin sangre.
Kundera el cirujano de los sentimientos.
El que habla siempre de pesadillas.
El poco poeta.
No hay amor en Kundera.
La amargura por su Praga invadida, por los rusos, por la incertidumbre, por la indignidad.
Es tiempo de realidades, me digo.
Y sigo.
Leo a sus mujeres.
Sus hombres no me gustan. Aman y no lo saben, odian y no lo saben.
Odian amando, aman odiando.
Tienen miedo. Son hombres. Me alejo.
En sus mujeres...me reconozco.
Kundera hubiese podido ser mujer.
Hay muchas escenas con espejos.
Mujeres desnudas viéndose al espejo.
Nos vemos realmente?
O el espejo es un transito, un puente hacia ese mundo que no entendemos y que es nuestro?
Nuestro?
Kundera me pone difícil.
Pregunta tras pregunta.
A todas les tengo repuesta pero no digo.
No todavía...
Cuando quiera...
Cuando pueda...

Tiempo de leer nuevos libros.

5 comentarios:

Consuelo dijo...

No he leido el primero de el...y mira que le ando con ganas desde hace tiempo. CReo que necesito leerlo ;)

MI estimada lo del Frances tiene una justificación...ser el Frances me ahorraria tener que aprender lo que creo dificil ...en cambio como el italiano me gusta y creo que es un poco mas facil ese con gusto lo aprenderia jaja...

El link sera un honor inmenso para mi.... tendré yo que agradecer de forma enorme ese gesto, tanto como el que no deje de pasar por mi taguarita y dejarme tus palabras precisas :)

Anónimo dijo...

Al leer a Ricciuti entrevemos una irresistible sensación de examinarnos a nosotros mismos con la simbolización que nos lleva la ingenuidad y el idealismo. Su poesía objetiva donde esta la riqueza de la existencia de vivir con la extrañeza de ser justamente eso una mera existencia. De ahí la trascendencia de su blog: “Estoy En el claro oscuro de la duda y la certeza, en el llanto de adentro, de no se donde, de no se cuando, en el grito que me ahoga todavía…” demuestra un cosmovisión postexistencialista con su vulnerabilidad. Su poesía la reconcilia en música con varios instrumentos, uno de ellos la filosofía, en Nietzche: “ Lo leo ahora y trato de acompañarlo en sus últimos días de soledad y tristeza. Volveré sobre el”. Un ser escéptico que no comparte las ideas hace que su personaje dimensione nuestras vidas en un caos bostezante. En “la foto” nos relata la intención de escaparse: “El mar también ahoga, el buitre come, el amor existe, la nada también... todo esta aquí, ahora.” El mundo de Ricciuti esta ligado a una realidad espacial del todo distinta mezclando mundos con su propio personaje: la foto, El Duende, la Huerta. Entonces, los relojes pierden su esencia, al habitarnos en su lectura.. Su poesía libre y lineal con planteamientos abiertos nos ubica como intrusos, pero nos da la posibilidad de fugarnos, como ella lo hace, sin sucumbirse dentro de uno mismo.
Ignacio Contreras Casas

¿...? dijo...

Es verdad, "Tiempo de leer nuevos libros".
Buena semana.

Veronika dijo...

Lo de las mujeres que se miran al espejo es para mí evasión, es justo esa puerta a través de la cual uno puede escapar de la realidad y/o de si mismo, ya que uno es al fin de cuentas su propio artífice...

Un abrazo

Cinzia Ricciuti dijo...

Consuelo:
Tu taguarita se ha convertido en sitio obligado, y que bueno para mi!
Por lo que respecta al italiano, que te puedo decir? He tenido la fortuna de poderme expresar en ese idioma en los momentos mas peculiares e importantes y nunca me ha fallado! Me encanta!
Nacho:
Gracias, me gusta que los relojes pierdan su esencia, me gusta que todo adquiera ese tono confuso de ser "pura posibilidad", lo ambiguo dentro de lo seguro.
Gracias de nuevo.
?...?
Creo que entiendes, no es facil saberlo, pero creo que si.

Veronika:
Escapar a traves de nuestra imagen, difusa, siempre cambiante y tan nuestra. O volver a ella una y otra vez para dejar de escapar?
Un abrazo grande a todos
Cinzia