sábado, 18 de agosto de 2012

Lucha


Anoche,
el poema,
con su sed de tinta,
imploró que lo escribiera
y yo respondí que no lo haría.

Vencí.

El premio fue
dormir
en la burla silenciosa de tu ausencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bravo.