viernes, 31 de agosto de 2012

Lástima


No había campanas
timbres
alertas
en el reino de lo que fue.

Allá donde estuvimos
sólo escuché poesía
puertas abiertas
entrega.

Lástima que tuve que descreerme
y los versos hacerse alarmas
las puertas hacerse cerrojos
la entrega hacerse nada.



3 comentarios:

Mitchele Vidal dijo...

Si escrbiera poesía hoy habría escrito esta.

bacione,

Cinzia Ricciuti dijo...

Gracias Mitch, allí te la dejo, es tuya. Abrazo grande.

Leo Mercado dijo...

auch