sábado, 4 de septiembre de 2010

Storm


Diez minutos de viento poderoso
pocas gotas
la sorda amenaza de los truenos

luego
todo el peso
de la calma
de nuevo

en este trópico
hasta las tormentas
se han vuelto perezosas

breves
como sus hombres.

6 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Bravo, Cinz, qué buen poema, qué bueno!!...con calma te cuento, te llamo...

Besos!

Ophir

Jose Urriola dijo...

Cinzia, qué bien que has puesto en palabras esa tempestad del fin de semana que nunca fue. Un abrazo y salud!

Lin dijo...

Me encantó tu poema, Cinzia.
Intenso y sereno, belleza sobre la tormenta.

Kira dijo...

e x c e l e n t e!

caborca dijo...

La distancia entre el relámpago y el trueno puede ser infinita, como entre las mujeres y los hombres.

Prado dijo...

magnífico. qué bueno volver a leerte. un abrazo.