lunes, 30 de agosto de 2010

Ya casi


Minas y manos inmundas
estallaron
debajo de mi falda.

Quisieron quitarme el alma
robándome el cuerpo.

Me esparcí en el charco
de la sorpresa violenta.

Fui llanto sistemático
mudez
odio muerto.

Por años y siglos
mi cerebro extraviado
ha estado uniendo mis partes

ya casi lo logramos

he sentido mi corazón latir.

3 comentarios:

GEORGIA dijo...

Mi madre, me quedo muda...tremendo poema amiga...

Cinzia Ricciuti dijo...

Gracias Georgi, este poema no quería ser parido, ¿sabes?
Salió finalmente, ni lo he revisado, veamos como evoluciona.
jejeje conociéndote sé que cuando dices "mi madre" la cosa es importante...me honra eso.
Un abrazo grande

Kira dijo...

Este es un poema del ser y parecer... Poderoso...