martes, 14 de septiembre de 2010

Medianoche


Éste es el momento
del lugar común
del cansancio obvio
de día concluído

es el instante en que recuerdo
tu lengua leve
la caricia magnífica
nuestra risa satisfecha

momento de deseo
añoranza
lágrima conmovida,
tu olor en la distancia.

Escribo este poema enamorado
imaginando que sólo tú lo leerás.

En este momento
digo
que eres todos los poemas en mí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Descansa sobre tus palabras
que se harán voz y cuerpo
en tus sueños,
a ti llegaré
convertido en neblina
que besará tus ojos.

GEORGIA dijo...

este poema es una caricia...

Anónimo dijo...

Esta tarde merece un poema
un poema que se piensa
y se olvida, mi bella
y que es hermoso mientras dura,
mientras se saborea.

Un poema que sabe a eternidad
que no los roba, en un instante,
la vida,
la vida y sus equivocaciones,
la vida y su manía
de ponerse a juntar
antes de tiempo,
de ponernos a vivir antes
de que realmente vivamos,
de que realmente encontremos
lo ojos que se nos deben
y el cuerpo de la gran
y verdadera historia.

Esta tarde merece un poema,
un poema, mi bella
que sea como un beso en el aire,
como una lágrima al viento,
como un trazo a la orilla del mar,
como un lugar común sublimado.

Esta tarde te merece, mi bella,
te merece, y acá muero
y acá me pierdo sin gloria,
sin futuro, sin ti, mi bella.

JaguarSinSelva dijo...

Gracias por el comentario y por pasarte por mi blog. Si en él te has encontrado con un texto reseñable, en el tuyo yo he dado con unos cuantos y seguro que seguirá siendo asi, un saludo.