sábado, 27 de octubre de 2007

Bajando

Estoy olfateando
la sonrisa de mi estómago
la seguridad encontrada
el llanto cierto
la moral que quiero.

Voy bajando,
reconociendo lo que encuentro.

Me toca besar el polvo,
masticar(me).

Poco importa que no entiendas,
no hay retorno.

7 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Yo también ando masticándome, ya me queda poco....


Besos.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

No creo en el noretorno.... que luego nos reinventamos, resucitamos, volvemos a caer, nos levantamos....
Me quedo masticando cómo Toro, y cómo tu, ya te contaré si lo digería, o lo vomité porque mi naturaleza es sabia y caprichosa...
UN BESAZO¡¡¡

CR dijo...

Mastiquemos entonces, se siente un buen sabor, de fruta madura...

Un abrazo
Cinzia

Ana (...) dijo...

Pueden aún quedar muchas vueltas, dices no haber retorno, entiendo que hacia atrás, pero ¿y habiendo posibilidad de bordearlo??

Me pareció advertir una necesidad de razonamiento, no se pone un@ a oler el estómago así como así...

CR dijo...

Vamos a ver:
de tanto bordear y bordear se puede andar en espiral.
Opcion valida pero que no me apetece en este momento.
En cuanto a la necesidad de razonamiento...es alarmante lo que dices...y probablemente estes en lo cierto...lo voy a "razonar" y luego hablamos.
Te mando un beso
Cinzia

Ana (...) dijo...

Si vas a razonar el que necesites o no razonar las cosas deja bien claro que así es, y no lo veo alarmante, no, solo que en ocasiones puede resultar un poco desesperante, lo digo por experiencia. Saludos.

la idea de la bicicleta dijo...

creo que dice sebald que decía browne que sin embargo, por ejemplo, para un médico, supongamos que habiéndose examinado a sí mismo o tras largo oficio, resultaría o resulta un misterio (¿o era una maravilla?) que un ser humano dure más allá del día de su nacimiento.

pero todavía hay (o había), en la urna de patroclo, un jirón de seda.