domingo, 24 de mayo de 2009

vejez

La sangre corre joven
en la carne transparente y azulada.

Los viejos conmueven
en su lentitud de afuera,
en su rapidez de adentro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

m?

Dr. Chapatín dijo...

lo dice por mí, señorita?