jueves, 7 de mayo de 2009

invisible

Egon Schiele

Por mi piel
hecha de valles de arena
entre mis manos
a través de las miradas
en el temblor de mis senos
con los líquidos que fluyeron
por mis cicatrices escondidas
dentro de mi boca

allí anduviste
pero ni cuenta te diste

estabas ciego de ti.

2 comentarios:

Lilith dijo...

Bellísima

Georgia dijo...

uy... que mal encontrarse con estos corazones que sufren de presbicia

un abrazo