domingo, 17 de febrero de 2008

Embates


En este nuevo naufragio
mis olas embisten
a los recuerdos
con la furia más feliz.
Los veo despedazarse como maderos
cansados de aguas viejas.

El mar inmenso devorando baratijas.

Lo inimaginable ocurre
cuando nos acoge la serenidad
de querer morir de lo que fuimos
y hacerlo.

7 comentarios:

Veronika dijo...

Otra MARAVILLA! Te puedo ver entre líneas...

Un abrazote

Adso de Melk dijo...

Enhorabuena por el logro.
Lo duro es no poder morir de lo que fuimos, en tus propias palabras.
O porque fue muy grande y bello, o porque lo nuevo no tiene más fuerza que lo viejo (o una fuerza de sentido distinto)
Gracias por escribir. Un saludo

cr dijo...

Es que simplemente me quede' sin nostalgia.
De manera subita desperte' al presente.
Gracias por leer.
Cinzia

TOROSALVAJE dijo...

Que bueno verte así, y leerte todavía mejor.

Un beso.

meridiana dijo...

"de querer morir de lo que fuimos
y hacerlo"...
una frase muy lograda, no solo por lo que manifiesta sino por lo escondido en ella.

da a pensar esa afirmación " y hacerlo"
como si fuera antagonista de ese misma necesidad de querer morir

todo naufragio libera los maderos a su suerte

en buena hora

Saludos
Lilián

Isa S.B dijo...

Un ave fénix en el mar...
Saludos.

La Gata Insomne dijo...

insisto: he de felicitarte!!!

qué rica sensación al fin ¿verdad?

yupiiiiiiiiiiii