martes, 29 de noviembre de 2011

Pasivo/activo

Marcel Duchamp


Fuimos abatidos por la vida y las ficciones,
por un tiempo
la poesía desaparecida
se hizo violencia y desengaño.

Supimos del descalabro,
del corazón huérfano,
vagamos con los brazos extendidos
y la boca vacía
en la nube tóxica de la ceguera de los demás
en el campo minado de las sonrisas complacientes.

Nos dijeron que hay sueños que muerden las carnes
y quisimos sanar en la muerte
quisimos descansar
o eso creímos,
porque no les creímos.

Hay muertes transitorias.

Ahora,
la lentitud de los dedos
el error en las letras
el reencuentro tímido con la palabra.

Despacio recomenzamos.

5 comentarios:

fugapermanente dijo...

Qué hermosura. Qué potencia. Siento el reinicio, la reinvención, la transitoriedad de lo que ya no es, la negación a la muerte con la que a veces jugamos sin querer ver su rostro. Siento los pasos hacia el reencuentro. Brava.

Anónimo dijo...

scelta saggia dell'opera per questi versi, brava Cinzia, sono i corsi e ricorsi il nascere e morire costante, un'affannosa ricerca della perfezione, della veritá, della bellezza, dell'amore che pulsa, pulsa e inevitabile è il risvegio..)Un abbraccione Rita Panfili

Leo Mercado dijo...

Sí: hay muertes transitorias. Han de ser las pequeñas....
Besos.

Kira dijo...

De vuelta... qué bueno. Renacer y renovarse...

Ramon dijo...

...el reencuentro tímido con la palabra... Ojala suceda. La palabra se ausenta mas y mas. Como buhos aislados, solo observamos la noche y sus silencios