martes, 12 de abril de 2011

Es hora

Suelta
el cetro de plástico
la corona en las meninges
el blanco el negro el gris
la tolerancia cabizbaja
la disipación de sí misma.

Está cansada,
se siente fiera.

Su dulzura será la desnudez.

Hay hombres que saben y acarician.

5 comentarios:

Kira dijo...

A veces hay que ser fiera... pero a veces hay que ser sólo objeto de caricia y dejar el fuego de lado para dar sólo lugar a la ternura y su tibieza

Kira dijo...

igual excelente poema... :)

Leo Mercado dijo...

"habría que asumir
de una vez y para siempre
que hay sólo pocas cosas más fastuosas
que una mujer desnuda
recostada"

e. e. dijo...

Fiera tibia muerde pacito

Cinzia Ricciuti dijo...

suaveshito...jajajaj