sábado, 6 de marzo de 2010

será



No veo viejos
en las calles,

sonrisas amables
ojos cansados
espaldas dobladas
sus años.

Algo se los ha llevado

¿Será la muerte?
¿Será el encierro?

Me pierdo en este mundo
de juventudes y violencias.

9 comentarios:

Cristian dijo...

Paso a saludarte ni tan viejo ni tan joven.

Bacio

cr dijo...

Hello Cristian, siempre bueno saberte paseando por aquí.
Un abbraccio forte.

Michele Vidal dijo...

Creo que es la ciudad. Aceras escasas y abundantes malandros.La senectud no se arriesga, la juventud sí.

Baci,

Georgia dijo...

La mano se hace grieta y se extiende, un poema sustituye la limosna y el viejo sonríe

linda tarde, gracias

cr dijo...

Si, el viejo de ayer, o la sombra del hombre que fue, la limosna no dada y el tormento. Tus explicaciones válidas. Todo ese torbellino y la falta de sabiduría que asocio con la ancianidad que también falta en este mundo plástico y lleno de miserias.

Muchas cosas que surgen de una mano extendida y sus maldiciones susurradas.

Un abrazo para ti.

cr dijo...

Cuando un poema sustituye una limosna, ¿habrá sonrisas posibles?

Georgia dijo...

Si las hay...

fugapermanente dijo...

Nos perdemos. Sin esa luz tenue que viene de vuelta.

Druida de noche dijo...

los viejos se perdieron en su juventud de entonces, en un crisol de violencias distintas.. ¿no?

beso
Druida,