jueves, 21 de enero de 2010

realidad

Egon Schiele
Ella solo tiene
eso que siente
eso que llamas invención

ella solo imagina

préstale tu realidad
dile el absurdo
la cordura
el orden
la culpa

repíteselo
hasta que te canses
se te caigan los brazos
se vuelva fea
no la quieras
hasta que se pongan tristes
se les apaguen los ojos
hasta que se les sequen las bocas

5 comentarios:

DINOBAT dijo...

Miéntele...

vestir la sombra dijo...

llegando y leyendo,

me encantó estar

¡saludos!

Julio K dijo...

Besos escritos
imaginados, grandes,
donde más te gusten.

Simplemente besos,
que no fantasmas de Kafka,
que no ausencias de Cortázar,
que no horas de irse,
porque la realidad nos llama.

Besos en la mejilla
besos de café al aire libre,
con cigarrillos
y sin encendedores.

Besos de despedida
sin voltear atrás,
porque si volteas
se te derrumba el piso,
caes en el abismo,
te regresas
para dar, ahora sí
el beso,
el de verdad,
el que no se detendrá,
que rodará, que buscará,
que nos arrastrará
hasta tu casa.

El que te tocará,
el que te quitará tu vestido azul,
ese maravilloso vestido azul,
tan largo, tan tapado, tan desnudo.

El que seguirá bajando
por tu espalda, recta, orgullosa,
italiana, imperial, romana.

El que te llevará a la cama,
el que se perderá, el que arderá
convertido en agua,
convertido en barro,
convertido en cuerpo,
mi cuerpo, tu cuerpo,
besándose en este beso
que tanto cuesta evitarlo.

caborca dijo...

bello!!

cr dijo...

Leo y releo, sin pausa. Gracias.