domingo, 16 de marzo de 2008

Mi hija

Lloras
mi pequeña
y te ríes
te maquillas
bailas cantando
saltas jugando
disfrutas
sufres
me observas
me adoras
preguntas en voz baja
te contesto
te repito que no lo sé todo
que estoy lejos de eso
que mamá se confunde
(lloro también)
asientes entiendes te esfuerzas
(¿cuántas más cosas sabes? tengo tanto por aprender)
me acaricias
te admiro
(que amor tan infinito)
te abrazo fuerte.

A veces sueño con que seas más grande
a veces sueño con ser mas niña.

Estamos un poco asustadas, mi amor,
ya va a pasar.

Estamos juntas.

4 comentarios:

Jorge Arce dijo...

!Que bonito! Pensé en mis hijos, los sentí en tus palabras. Que bueno haber pasado por aquí. Un abrazo y sigo acompañándote...

ricardo flores dijo...

Conmovedor. A veces nos toca ser hijos de nuestros hijos.

Prado dijo...

hemos dejado todo en el camino, menos cuando se trata de nuestros hijos y a ellos todo y nada menos que eso. asusta la vida y pasa tan de prisa, y sólo nos queda asirnos a ese manojo de esperanzas que son los dedos idénticos a los tuyos.
felicidad completa.
saludos,
p.

cr dijo...

El temor mas imponente es el que queda expuesto ante nuestros hijos.
Cada dia un poco mas humanos...

Gracias a los tres.

Cinzia